Actividad Investigadora

En la trayectoria de la Clínica Planas destaca su compromiso con la investigación, por ello dedica y ha dedicado una parte muy importante de sus recursos a la creación y desarrollo de un departamento de investigación. Esta unidad, trabaja en la formación continuada y en la actualización del equipo quirúrgico, en la implantación de las nuevas técnicas en cirugía plástica y en la implementación de líneas propias, especialmente en el terreno del desarrollo de sustitutos tisulares para su uso terapéutico.

Esta nueva estrategia terapéutica, bajo el nombre de ingeniería tisular, comienza a dar sus frutos en forma de piel, cartílago o hueso artificial, que ya se encuentran en el mercado. Sin embargo, aún queda lejos el día en que podamos generar sustitutos de unidades de tejido más complejo, tan necesarias para reparar defectos -resultado del trauma, el cáncer o las deformidades congénitas- o sustituir la función de nuestros órganos defectuosos.

Podemos obtener estos tejidos del cadáver, pero nos encontramos con el problema del rechazo y su difícil control, a pesar de los nuevos fármacos inmunosupresores. En un intento de avanzar en este campo, el equipo de investigadores de la Clínica Planas ideó el método para controlar el rechazo, objeto de un galardón por la Marató de TV3, en su edición del 2000, se centra en la obtención de células endoteliales mediante un procedimiento mínimamente perjudicial para el paciente. Se trata de la modificación de estas células para que puedan regular los fenómenos de rechazo, y, finalmente, su implantación entre el endotelio del injerto donde mejor pueden ejercer sus propiedades reguladoras. El equipo investigador de la Clínica Planas y el Servicio de Transplante Renal del Hospital del Mar, idearon este método para controlar el fenómeno del rechazo a partir de células autólogas, es decir, generadas a partir del receptor de un posible transplante.

La Clínica Planas y el espíritu de su fundador se han mantenido siempre abiertos a las continuas innovaciones de la cirugía. La incorporación al terreno clínico de nuevas tecnologías, como la computación perceptual, el láser, la inmunomodulación o la ingeniería tisular, permiten la aplicación de nuevas soluciones a retos médicos cada vez más exigentes